viernes, 1 de enero de 2010

Deseos 2010


El poema de esta entrada no es mío, pero yo no expresaría mejor mis deseos para el 2010. Gracias Emilio.


Que las armas, se vuelvan mantequilla
que las balas, se vuelvan polvorones,
que los tanque solo sean de turrones
y las guerras en el cine, por taquilla.


Que el amor rellene los espacios,
que los ricos se vuelvan comprensivos,
que el que manda se piense los motivos
y los pobres no arrasen los palacios.

Que el amigo lo sea para siempre,
que el amante te trate con cariño
y su mano sea suave como armiño.

Que la vida te sonria nuevamente,
aunque vea de tu ropa el desaliño,
y el abrazo te dure eternamente.

Emilio Medina

1 comentario:

María Eleonor dijo...

Hermosos versos cargados de buenos deseos, de luz.