viernes, 8 de enero de 2010

Miedo


Tenía miedo, un miedo que le atenazaba sin tregua. Hacía tiempo que su vida se había convertido en una sucesión de minutos vacios, uno, dos, otro, infinito... Ni siquiera ese trabajo antes reconfortante llenaba ahora sus horas, esas que pasaban lentas, monótonas una tras otra. Cada uno de sus días le acongojaba el mismo pensamiento, y las noches eran una pesadilla continua, un agujero negro que se repetía sin cesar. Las profundas pinceladas violáceas que enmarcaban sus ojos cada vez más hundidos no hacían presagiar nada bueno.


Nadie se lo explicaba. Él sí, él podía sentir el pánico que le producía la idea de encontrársela. Todas las mañanas respiraba, aliviado por un momento cuando tras despertarse recorría cada rincón de su casa y nada había cambiado.


Pero era inevitable, por fin sucedió. Aquel lunes, justo después de un fin de semana en el que no había salido de casa se tropezó con ello en la cocina cuando se iba a preparar el café del desayuno, ni siquiera se había dado cuenta del olor hasta que dio el traspiés. Se preguntó cuánto tiempo llevaría allí tirada. No pudo retirar el pie a tiempo. Era su alma putrefacta que arrastraba con fuerza su tobillo para hacer que su cuerpo se le uniese de nuevo.

8 comentarios:

Sueño dijo...

Mon Dieu! Terrible, but I like it.

FELICIDADES!
Happy birthday to you!
Recibe un beso muy grande y de muchos colores!
Espero que te hayan regalado muchas cosas (una cantidad del orden de diez elevado a ocho por lo menos xD).

Magda dijo...

Jajajajajajaja, el del Sueño. Eres la leche.

Mil gracias y un besazo.

María Eleonor dijo...

Qué imágenes plasmas acá, tienes un morbillo muy tuyo y me encanta todo lo que tiene que ver con lo que la vida te da a boca de tarro, me hiciste recordar la narrativa de josef, me gustó mucho.

Saludos

josé javier dijo...

Si, es cierto, resulta terrorífico, Magda; la corrupción física de lo espiritual siempre nos asusta.

Narci dijo...

Muy bueno, Magda, si los primeros párrafos logran intrigar al lector, el último lo estremece desde el pelo a las uñas en un pavor desconocido y misterioso.

espero que disfrutases plenamente del día de tu cumple. Reitero mis felicitaciones.

Besos
Narci

Magda dijo...

Eleonor, una gran alegría verte por aquí, mil gracias. Y otras mil por la comparación con Josef, un halago inmenso.

Un abrazo grande.
Magda

Magda dijo...

José Javier, creo que nos asusta lo que no conocemos, a eso que no podemos enfrentarnos porque no sabemos por dónde nos viene, ni siquiera claramente lo que es.

Magda dijo...

Gracias Narci, por todo, por tu felicitación y por tus opiniones. Vienen muy bien.

Un abrazo grande.